¿Por qué las escuelas de mayor prestigio confían en el uso de Uniformes Escolares?

12 ventajas que lo explican… 

1. Crea cohesión

 Cuando todos los estudiantes usan la misma ropa todos los días en la escuela, se equilibra el terreno de juego. Cualquier expectativa sobre qué ponerse se elimina y los niños desarrollan un mayor sentido de igualdad.

Con la misma vestimenta, los niños de todos los orígenes parten del mismo punto de partida, sin ventajas. De forma contraria, los niños que estudian en colegios sin Uniforme pueden sentirse aislados si sus padres no desean pagar los últimos estilos de ropa que llevan algunos compañeros de clase.

Crear un estándar en la indumentaria promueve la idea de que todos somos iguales y que debemos centrarnos en los objetivos académicos. 

Los niños provienen de diferentes orígenes y pueden identificar de inmediato a un compañero de su equipo por la ropa que usan, lo que genera un sentido de cohesión, empatía y similitud que se pierde cuando se quitan los uniformes escolares.

2. Reduce el potencial de acoso

Sin uniformes escolares, aumenta la posibilidad de que los niños se burlen unos de otros. Las personas usamos la ropa para expresarnos y los niños no son diferentes en este sentido. 

  Lamentablemente, cuando un niño se expresa de una manera diferente a los demás, puede crear un punto de diferencia entre un niño y otro que puede ser aprovechado por falsos líderes, para burlarse y aumentar así su influencia sobre el resto de alumnos.  

En lugar de crear un sentido de comunidad e igualdad con un uniforme escolar, permitir que los niños usen lo que les gusta puede crear divisiones entre ellos.

3. Mejora la ética del estudio

Si un niño siente que no encaja, o que no tiene la última y mejor ropa como algunos de los compañeros a los que admira, puede dañar su confianza. La falta de confianza puede ser una de las barreras más importantes para el crecimiento académico. La introducción de un uniforme escolar elimina esta posibilidad, lo que significa que su hijo tiene menos de qué preocuparse y más razones para tener confianza en clase.

4. Incrementa la seguridad

Existen aspectos de seguridad importantes por no adoptar un uniforme en la escuela. Con los colores de la escuela encendidos, los niños pueden ser reconocidos inmediatamente a distancia como miembros de esa escuela. En una situación en la que alguien que no es miembro de la escuela se encuentra en el lugar, se puede identificar fácilmente como no parte de la escuela por su falta de uniforme.

 Por otro lado, en aquellos días fuera del recinto escolar, como en las excursiones de un día, los niños pueden verse fácilmente entre la multitud gracias a su uniforme. Esto puede ser especialmente útil cuando se realizan viajes escolares al mismo tiempo que otras escuelas, donde grandes multitudes de niños se mezclan entre sí.

5. Crea códigos de vestimenta más justos

Cuando una escuela adopta un uniforme, crea un código de vestimenta simple y estandarizado. En cambio, cuando a los niños se les permite usar lo que a ellos les gusta, innumerables variaciones significan que las escuelas deben adoptar una larga lista de lo que se debe y no se debe hacer para formular su código de vestimenta. Estos códigos de vestimenta donde no existe el uniforme suelen ser más severos con las niñas, lo que crea una comunidad injusta y desigual.

Al implementar un uniforme, las escuelas evitan problemas complicados relacionados con la modestia, los símbolos ofensivos y el texto, y eliminar la necesidad de que los maestros controlen la ropa de los niños según este código de vestimenta. Problemas todos ajenos a los verdaderos objetivos educativos en los que debemos centrar nuestra atención. 

6. Elimina la presión de los compañeros

Los niños suelen estar bajo alguna forma de presión de grupo, forma parte de su aprendizaje de vida y les ayuda a explorar las características de las relaciones interpersonales. Sin embargo, algunas de estas presiones pueden derivar en malestar e incluso problemas a largo plazo. Adoptar un uniforme escolar puede eliminar una forma de presión injusta. Sin uniforme, los niños pueden desarrollar expectativas sobre lo que deben usar para adaptarse a un grupo determinado. Los niños se dividen en pandillas y se pierde la sensación de unión que aporta un uniforme.

7. Prepara para el mundo exterior

Los uniformes escolares preparan a los niños a manejar rutinas en escenarios que los adultos nos encontramos en nuestras vidas. Dependiendo de la situación, se espera que nos vistamos con determinadas etiquetas y códigos formales. Las entrevistas de trabajo son un buen ejemplo. Se espera que en la edad adulta se vista profesionalmente en entornos laborales, y esto es algo que tu hijo habrá desarrollado interiormente gracias a un uniforme escolar.

8. Mañanas sin peleas en casa

 Todos sabemos que de Lunes a Viernes las mañanas en una casa familiar pueden ser un escenario de “guerra”.  Prepararse para el trabajo sin tener que preocuparse también por cómo le va a su hijo puede ser un objetivo inalcanzable. Si su hijo/a no tiene un uniforme escolar para ponerse cada mañana, se tomará su tiempo para explorar, dudar, sopesar y finalmente decidir qué ponerse. Al final, podría restarle importancia a lo verdaderamente importante, los estudios de su hijo.

Los uniformes eliminan una cosa más de la lista de ‘tareas pendientes’ de las familias todos los días.

9. Anticipa la profesionalidad adulta 

  Algunos estudios indican que los uniformes escolares contribuyen positivamente al comportamiento de un niño en la escuela. Su uniforme les facilita desarrollar una afinidad automática con el aprendizaje y la concentración. Una vez que se lo ponen, su estado mental pasa a modo “cole”, lugar donde se aprenden cosas. Se desarrolla así un incipiente sentido de profesionalidad dentro de cada niño, lo que lleva a un mayor enfoque en el aula.

10. Reduce las distracciones

Los uniformes son una distracción menos durante la etapa escolar. Al usar la ropa que les gusta, los niños pueden enfocarse más en su mundo de ocio y diversión que en sus estudios. Las tendencias de la moda y poseer los últimos estilos se convierten en la prioridad absoluta a una edad en que todavía no está desarrollado el sentido crítico, y podría conducir a una recesión en el progreso de ese alumno/a en la escuela.

11. Centrarse en el carácter

Sin un uniforme, el armario que usan de Lunes a Viernes puede terminar definiendo a su hijo en lugar del contenido de su carácter. Los niños deben priorizar el desarrollo de su personalidad, tener la confianza de ser quienes son y no estar definidos por cosas materiales como la ropa que visten.

Con un uniforme escolar, su hijo puede expresarse de maneras más significativas, lo que ayuda a potenciar su creatividad, su emotividad, su lenguaje, sus habilidades relacionales… 

12. Valorar el esfuerzo que hacen los padres

 Junto a los 11 puntos anteriores, no olvidemos que forma parte de su educación el permitir que los niños se expresen con su propia ropa y aprendan a valorar los bienes que sus padres les proporcionan.

 Usar algo que nos gusta, también ayuda a generar confianza en quienes somos. Después de usar su uniforme de calidad cinco días a la semana, los niños pueden desarrollar un mayor sentido de aprecio por el resto de la ropa que usan los fines de semana y las noches. 

Les resulta más sencillo valorar el esfuerzo que supone para sus padres pagar sus zapatillas deportivas especiales, esas que llevarán encantados los sábados y domingos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Proin ullamcorper pretium orci donec necscele risqueleoam massa dolor imper dietnec consequata congue idsem maecenas malesuada faucibus finibus.

Address

Uluwatu Jimbaran ST, 1919 - Bali, Indonesia

call us

+62 212-345-321

email us

deva@mail.com